Europa: varias empresas energéticas se ven obligadas a parar su producción

La economía de guerra lleva ahora a que la producción de energía se vea amenazada debido a un aumento de precio desmedido, que comienza a consternar a los países de la Unión Europea (UE). Empresas españolas como Celsa y Arcelor han comenzado a parar sus hornos para protegerse de los altos precios de la energía eléctrica que hoy han superado los 500 euros el MWh y teniendo como máximos los 700 euros, diez veces más de lo que costaba hace un año.


Empresas asturianas comienzan a recortar producción por el alto precio de la energía, y piden soluciones que ayuden a mitigar la escalada de estos. La Federación de Empresarios (Fade) aseguró que el incremento del costo de la energía se está llevando al límite, y puede impactar de manera negativa cualquier actividad económica.


Europa tiene una dependencia muy alta del gas, el cual sigue siendo clave para los sistemas energéticos, y su precio ha llegado a marcar 340 euros, cuando la media de los últimos años está entre 30 y 40 euros, preocupante panorama.

Comparte esta noticia:

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp