Peter es un perrito que perdió su ojo izquierdo fruto de unos disparos ocasionados por un acto de intolerancia en Zipaquirá (Cundinamarca) en hechos ocurridos el pasado 6 de marzo.

Según la investigación, la reacción habría sido ocasionada por que el canino se habría comido unas galletas que no eran de su pertenencia, hechos que hicieron que el señor Pedro Juan Casas Ortegón, desenfundara un arma de fuego y disparara en varias ocasiones contra Peter.

El señalado fue judicializado por el delito de maltrato animal, al igual que Yulieth Carolina Tafur, una mujer que ocasionó una brutal golpiza a la perrita Juana en el corregimiento El Caguán de Neiva (Huila) en el 2018, provocando que ésta última también perdiera un ojo.

Las autoridades también actúan sobre quienes agreden o atentan contra la vida de los que no se pueden defender, en este caso, los animales domésticos, pudiendo llegar a enfrentar penas de 1 a 3 años de prisión así como multas de hasta 60 salarios mínimos.

Alejandro Gaviria, fiscal del grupo GELMA (grupo Especial para la Lucha contra el Maltrato Animal) de la Fiscalía, respecto a estos hechos señaló que: “garantizar la vida, bienestar físico y emocional de los animales, evitará que este tipo de violencias escale a otros miembros de la sociedad”.

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *